kate-bush

En los últimos días todo el mundo habla de Kate Bush… Pero, si no eres demasiado fan, seguro que te preguntas: ¿por qué? Aquí te lo explicamos.

 

No os engañéis: no sois diferentes al resto del mundo… Y en los últimos días seguro que los timelines de vuestras redes sociales favoritas se han llenado de gente alabando a Kate Bush, que si Kate por aquí, que si Bush por allá, que si dame una Kate, que si dame una Bush, que si Kate es la puta ama, que si Bush es una ídola. Pero aquí va otra realidad nada paralela: no todo el mundo tiene que ser tan fan de esta mujer, así que suponemos que hay muchos que están ahí, viéndolas venir y sin entender demasiado qué es lo que está ocurriendo.

Pero aquí venimos nosotros para resumirlo así a grosso modo. Para empezar, y esto es sólo para los verdaderamente rezagados, tres palabras sobre lo básico: ¿quién es Kate Bush? Oye, una cosa es que no sepas qué está pasando con ella, pero no conocer a una de las divas absolutas de los 80 se considera delito penado con la muerte en siete países diferentes, así que tu sabrás. Además es que no entendemos cómo puede ser que alguien no conozca a la Bush a día de hoy, cuando de un tiempo a esta parte parece que cualquier nueva diva con voz potente y actitud histriónica que sale a la luz (ya sea Natasha Khan, ya sea Florence Welsh) es comparada sistemática con la autora del icónico “Running Up That Hill“.

Una vez establecidas las bases, vamos a por el meollo del tema: ¿qué está pasando con Kate Bush? El ruido que hay ahora mismo empezó con un murmullo, que fue ni más ni menos que el lanzamiento del último disco de la diva, titulado “50 Words for Snow” (Anti-, 2011). Desde entonces han pasado tres añazos, sí, pero ya se sabe: la gente cuando se hace mayor va más lenta. Y una cosa está clara: la Bush está mayorceta. Mayorceta pero en buenísima forma, tal y como se pudo apreciar en aquel disco que la mostraba pletórica.

Ahora, tres años después, aquel murmullo se ha convertido en pura furia. Primero, porque hace unos días que se estrenó en BBC 4 un documental que glosa toda la biografía de Kate Bush, con apariciones estelares de coleguis de la artista como Peter Gabriel, Elton John, David Gilmour, Tori Amos, Annie Clark, Big Boi o la ya mencionada Natasha Kahn. ¿Lo mejor de todo? Se dice por ahí que esta es la hora de televisión más vibrante que vas a vivir este año… Y nosotros inmediatamente pensamos: ¿In-Edit? Bueno, allá lo veremos en buena calidad, porque lo cierto es que ya se ha filtrado en YouTube y nosotros os lo dejamos al final de este post. Por si acaso.

El punto y final de esta locura es el que seguro que ya habéis desatado en redes sociales: el concierto (bueno, más bien EL CONCIERTO) que Kate Bush ofreció ayer en el Eventim Apollo de Londres. Lo que tiene de especial esta actuación es que es la primera que la diva ofrece desde hace ni más ni menos que 35 años, que se dice pronto pero que cuesta asimilar. Aunque, bueno, nos retractamos: lo especial no es eso, sino más bien el hecho de que se ha empezado a comentar por ahí que el concierto fue una absoluta crazyness del chocho que incorporaba en su espectáculo cosas tan bestias como bailarines en salvavidas jugando con hachas y sierras mecánicas, una máquina que echaba sobre el público esa bruma tan característica proporcionada por el hielo seco, una buena colección de aviones de papel gigantescos y, sobre todo, un acto bestial en el que la Bush literalmente “nacía” de entre el público y era llevada hacia el escenario por todo un conjunto de bailarines vestidos de peces. Ahora ya lo sabes: por todo esto la gente no deja de hablar de Kate Bush estos días.

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend