Si necesitas un chutazo de música con alma y corazón, ¿qué mejor que esta sesionaca de dos horas de Horse Meat Disco para Rinse FM?

 

A estas alturas del juego, todo el mundo sabe qué esperar cuando se pone delante de una sesión (ya sea en directo o en forma de mixtape como el que nos ocupa) de Horse Meat Disco… Lejos quedan los tiempos en los que Severino, Jim, James y Luke eran novedad y nos pillaban siempre a traspiés y con las bragas bajadas cada vez que nos pegaban un chutazo de disco de los suyos. Pero, al fin y al cabo, si estos cuatro maromazos se atreven a introducir la palabra “disco” en el nombre de su formación, por algo será. Aunque eso signifique un menor margen para la sorpresa.

Sea como sea, hay que reconocer una cosa: puede que Horse Meat Disco ya no nos seduzcan desde la sorpresa… Pero siguen haciéndolo desde la calidad pura y dura. Al fin y al cabo, en un mundo como el actual, totalmente obsesionado con el futuro y con la música que está por venir, siempre es un soplo de aire fresco ponerse delante de una sesión repleta de jitazos vintage que puedes escuchar crepitar en el reproductor de vinilos. En eso sigue consistiendo la magia (jodidamente bestial) de Horse Meat Disco. Y eso es lo que volvemos a encontrar en este mixtape para Rinse FM.

Dos horas (¡dos horas!) de musicón non-stop en el que encontrarás viejos conocidos que te calentarán el alma y, sobre todo, joyitas ocultas ante las que no tendrás más remedio que optar por la adoración absoluta y rendida.

Para quien no lo sepa, Horse Meat Disco tienen su propio programa en la imprescindible radio Rinse FM (que puedes escuchar al completo a través del Soundcloud de la cadena). Es un programa presentado al alimón por James HillardLuke Howard, y lo cierto es que debería ser una escucha semanal obligada para oxigenar la cabeza y darle fuerzas al espíritu. Porque en eso consisten las sesiones de Horse Meat Disco: en demostrar que la música de baile todavía puede tocarte el corazón.

En el caso que nos ocupa, la sesión está encarada al cien por cien por Hillard en ausencia de Howard, aunque la verdad es que de esta forma el mixtape es mucho más homogéneo: dos horas (¡dos horas!) de musicón non-stop en el que encontrarás viejos conocidos que te calentarán el alma y, sobre todo, joyitas ocultas ante las que no tendrás más remedio que optar por la adoración absoluta y rendida. Muy al estilo de Horse Meat Disco, claro. [Más información en el Facebook de Horse Meat Disco y en la web de Rinse FM]

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend