Si este fin de semana pasado Lou Doillon, Drew Barrimore y Mel Gibson disfrutaron en primera persona de la presentación de la colección de Marni at H&M en una fiestorra de los Ángeles, la redacción de FPM no quería ser menos y ayer tuvo la ocasión de visitar el showroom que la marca tiene en Barcelona, donde se exponían las prendas con el mismo cuidado que si estuvieran en un museo. Con Bryan Ferry desprendiendo coolism en el hilo musical, unos detalles preciosos y la atenta y agradable compañía de los mejores embajadores de la marca (que son un amor: gracias María, Toni y Juanjo), no estuvimos en una mansión de inspiración marroquí rodeados de celebrities del star system… pero tampoco hizo mucha falta. Porque la protagonista total era la ropa.

Lo “wow”, “hala” y las encomendaciones a la Virgen María y a San Visa Electrón de todos los Santos eran permanentes a medida que la gente bajaba por las escaleras y disfrutaba de una primera visión panorámica de todas las prendas. La nueva colección tiene voluntad de llamar la atención desde el minuto uno y lo consigue: tejidos sedosos y finos ideales para el verano; estampados con cierto aire retro-setentero que cualquier fashionista puede identificar a la primera como auténtico Marni cien por cien, complementos alegres y coloristas que desde el mostrador gritaban “lúceme”… En fin. Habíamos visto mucho en fotografías -también lo que desde H&M han ido dosificando en todo momento para crear la máxima expectación-, pero no tenemos reparo en decir que es una de las colecciones que más nos han gustado y que más gustarán entre el público general. Porque es súper ponible: más que combinable, tiene un punto ideal entre la ingenuidad y frescura veraniegas, la elegancia de una gran firma italiana y la accesibilidad de una marca como H&M… Vimos shorts, vestidos, casacas, pantaloes capri, bolsos, zapatos… y todo lo queríamos ya en nuestro armario. Sin duda, el 8 de marzo está marcado en rojo (o en verde Marni) en nuestro calendario. [Estela Cebrián]

Y ojito con la colección masculina de Marni at H&M… Porque está claro que, como suele decirse, todas las colaboraciones de esta marca han acabado encontrando a su público: un público que incluso en lo masculino agotaba existencias en todas las tiendas (y mira que en su momento lo dudamos con la propuesta arriesgadísima de Versace). Pero lo de Marni va un paso más allá: esto yo no se trata de fashionistas enfermos, sino que la colección va a encandilar al hombre de calle, a ese que no tiene ni repajolera idea de quién es Marni ni le interesa. Lo que le interesará son unas prendas que la mayor parte de hombres se pondrán pensando que es de lo más normal y que, sin embargo, incorporan tendencias sutiles pero poderosas: el amarillo canario en bermudas y camisas, los chalecos cortísimos para llevarlos sobre parcas y demás, el jersey de punto de manga corta… Y, por encima de todo, una selección de complementos increíbles en la que destacan las corbatas y unos pañuelos que deberían ser la pieza codiciada para todo aquel que quiera ir este verano de boy scout pero con etiqueta Marni. Tremendo es poco. [Raül De Tena]

No Hay Más Artículos

Send this to a friend