calvin-harris-temazo

Lo cierto es que resulta francamente difícil decir dónde acaban las HAIM y dónde empieza Calvin Harris en “Pray to Gold”, adelanto del nuevo disco del segundo.

 

Volvemos a estar ante una jugada típicamente Calvin Harris… ¿O no? La cuestión es que muchos pensarán que esto es puro deja vu: Harris tiene nuevo disco y, para seguir ampliando su público objetivo (o para recordarnos que hubo un momento en el que fue un hype más cerca al French Touch que al doliente EDM), ha decidido asociarse con un nombre que esté ahí, en el candelabro del pop-rock que nunca asociarías con esa música siempre dependiente y excesivamente pendiente del efecto del “drop”. De esta forma, si hace un par de temporadas, la jugada acercó a Calvin hasta Florence, en esta ocasión vuelve a mostrarse sorprendente al hacerse acompañar por ni más ni menos que HAIM.

Lo jodido es que esto sería una jugada típicamente Calvin Harris si “Pray to Gold” fuera un tema típicamente Calvin Harris, como lo fue en su día aquel “Seet Nothing” en el que la Welch quedaba enterrada debajo de un electro-pop tipo “sal gorda” que bien podría haber cantado Rihanna (eso no quita, por otra parte, que en su momento fuera un puro temazo). Pero es que resulta que “Pray to Gold” no es un tema típicamente Harris: aquí resulta francamente complicado adivinar dónde acaba Calvin y dónde empiezan las hermanísimas HAIM.

Pray to Gold” no sólo tiene ese punteo de guitarra tan típicamente HAIM, sino que la estructura de la canción se basa en un patrón de voces que recuerda a otros temas de “Days Are Gone” (Universal, 2014)… Claro que, por otra parte, están muchos de los tics habituales en Harris: los toques ochentosos y el enfoque de la canción en torno a un par de subidones nos recuerdan en todo momento que esto no es el adelanto de lo nuevo de HAIM, sino el nuevo single de ese “Motion” (Sony, 2014) con el que Calvin Harris volverá al ruedo a partir del próximo 4 de noviembre. Nosotros ya tenemos hecha la crítica: el resto de temas serán una mierda, pero este “Pray to Gold” con HAIM es maravilla pura.

 

No Hay Más Artículos