NOMBRE COMPLETO. Daria Alexandrovna Zhukpva.ALIAS. Dasha. NACIONALIDAD. Rusa, Moscú. EDAD. 28 años. PROFESIÓN. Diseñadora, Editora Jefe, Galerista, Coleccionista, Homeópata, Genia y Chica Guapa.

WHO’S THAT GIRL?

En el mundo de los ricos y famosos, tendemos a pensar que Paris Hilton es lo que hay. Ciertamente, debe ser el caso en una proporción elevada; pero hay un porcentaje que casi (casi) compensa esta falta de neuronas en acción. No voy a ponerme a hablar de Ivanka Trump, a la que adoro (y parece que Harvard también), sino de la rusa Dasha Zhukova. Tiene tan sólo 28 añitos y ya ha revolucionado el mundo del arte, pero no por sus creaciones promocionadas a base de talonario, sino por el trabajo que se hace por detrás, el de gestión, el empresarial. Y si bien es obvio que el poder adquisitivo era imprescindible, un cerebro 100% entrenado era el primer requisito para el masterplan. Su afirmación de que el dinero para ella “es un instrumento para crear y convertir ideas en realidad en vez de algo con lo que pasar el día de compras” lo dice todo.

Nacida el 8 de junio en Moscú, hija del oligarca Alexander Zhukov y Elena Zhukova, experta en biología molecular. Sus padres se divorcian a los pocos años y la madre se la lleva a Estados Unidos. Dasha crece en California, donde estudia literatura eslava. Allá, conoce a Cristina Tang (hija del billonario propietario de la marca Shangai Tang) y… voilà! Nace Kova & T, su marca de ropa en la que destaca la línea de jeans Dasha Skinny Jeans, vistos en Drew Barrymore o las Olsen. Su marca se comercializa en 83 tiendas en el mundo en la actualidad. Y, como detalle, mentar que los leggins de PVC fueron los culpables en lanzar al estrellato a su marca (American Apparel y Lindsay Lohan todavía se benefician del boom causado…)

Poco después, su padre la invita a volver a su Rusia natal y, más tarde, se trasladan a Londres, donde estudiará homeopatía. Pero su pasión sigue siendo el arte en todas sus vertientes. Así, la nena, tiene una de las galerías más importantes de arte del mundo en Moscú: The Garage. Y qué mejor lugar para situarla que un antiguo garaje de autobuses: el Bakhmetevsky, un edificio diseñado en el 1926 por el arquitecto y artista (si son términos disociados) constructivista Konstantin Melnikev y por el ingeniero Vladimir Shukov a petición del Comité de Planificación Urbanística de Moscú. The Garage se abre en junio del 2008 y, ¿quién se encarga del espectáculo?: Amy Whinehouse, en su momento de apogeo y a petición de Dasha, que asegura que se ganó un buen mechón de pelo gris a causa de la angustia de saber si aparecería o no. Pero sigo insistiendo: por mucho dinero que pueda tener, una cosa así no funcionaría sin maestría detrás. Y tanta maestría. Sé que normalmente no entramos en un búnker abandonado y decimos “Uy, me lo quedo y lo reconstruyo y hago que expongan los mejores aquí”, pero el dinero combinado con un conocimiento infinito del arte, de las tendencias y lo que tanto nos gusta llamar “must”, la hacen merecedora de ovación.

Cosa que nos lleva a hablar también de su trabajo como editora jefe de la gran revista POP. Que sí, que sí, que la chica lo vale. Que llevar POP no es tarea grata: mantener el nombre de una publicación así en los niveles exigidos sólo lo pueden hacer unos pocos aunque a unos muchos les encante denostarla como magazine, sobre todo después de la huída a Condé Nast de Katie Grand. Y lo que han intentado, junto a Ashley Heath (que regresa a la publicación que ayudó a fundar hace diez años), es un revamp completo (junto a un equipo freelance) que parece estar funcionando.

Es normal que muchas, muchísimas, la odien; pero siendo racionales: ¿no es eso lo que pedimos, lo que lloramos a causa de la gran falta que hace? ¿Y no es genial que venga de la mano de una mujer? Ya sé que su marido nada en pasta, pero se queda en el sofá viendo como juega su equipo (de propiedad, quiero decir) mientras ella no se va a hacer la manicura (bueno, vale, probablemente también), sino a organizar exhibiciones donde expongan personajes como Jeff Koons, así por mentar. Dato frívolo: la primera vez que los paparazzi pillaron a Dasha y Abramovich fue en el partido del Barça – Chelsea de Champions en el 2005 en Barcelona (que ganamos, por cierto también).

STYLE ICON WHY?

Porque no necesita ir dando la nota para conseguir lo que quiere. Es una role model de pies a cabeza sin salir en portadas, y es una MUJER que no necesita ir de protagonista de Lipstick Jungle, a la que la gente toma en serio y respeta por todo lo que sabe y hace. Porque sabe ser muchas cosas sin renunciar a nada y porque, amigos, ella SÍ sabe llevar cualquier pieza de Rodarte. Eso lo dice todo.

PREDICTOR

De Dasha Zhukova no oiremos mucho: es una persona que gusta del anonimato pero, como hasta ahora, si nos fijamos en los nombres que van más allá de la portada, el suyo estará bien presente en el campo de la moda y en el del arte. Por el momento, ya ha pasado a los anales de la historia rusa en su apoyo a una situación de decadencia (no por falta de producción, sino de apoyo del estado) del arte de su país natal. Y si pudo convencer a François Pinault (ese gran desconocido que lleva las riendas de una gran parte del pastel) para que prestara su colección a The Garage, o para que la colaboración David Lynch – Loboutin fuera presentada en esas gélidas tierras, no me extrañaría ver un día de éstos a Lady GaGa representando el Guernica en Moscú.

[Aitana V.]

No Hay Más Artículos