NOMBRE COMPLETO. Katie Eary. NACIONALIDAD. Inglesa. EDAD. 25. PROFESIÓN. Diseñadora freak, superdotada, modista avanzada a su época...

WHO’S THAT GIRL?

Katie Eary es una diseñadora inglesa afincada en Londres que pronto no necesitará introducción. Estudió en el prestigioso Royal College of Art (RCA), donde se graduó en el 2008 en la especialidad de Menswear, y en tan sólo dos años se ha forjado una reputación intachable. Su trabajó de graduación se tituló Punked Royal Military y estaba inspirado en la sátira soviética “The Master and Margarite“, que la lanzó a la fama en microsegundos. Ese mismo año, meses después de la graduación, Selfridge’s expuso 9 piezas suyas en sus vitrinas dedicadas a la London Fashion Week, y Kate Moss apareció en Vogue vestida con otros modelos, en un reportaje de Mario Testino (dicen que se quedó con los pantalones estampados con la Union Jack. Lo típico cuando te acabas de graduar. Por aquel entonces, Róisín Murphy hizo famosa una chaqueta dorada repleta de Swarovski que utilizó durante toda su última gira y que, como el famoso hoodie de Kylie Minogue, se convirtió en seña de identidad de la cantante.

Pero no es hasta la segunda (y tercera, cuarta, quinta y tal vez nunca) que puedes demostrar que vales, que lo que haces tiene una identidad, y que hay gente que quiere participar de ella. Y, evidentemente, eso se demuestra con números. Mala suerte, pero la cruda realidad. Así, Katie Eary presenta la colección otoño / invierno 2009 para MAN (Topshop Topman y Fashion East Menswear), y se confirma su persona. Su colección “Animal Farm” se inspira en el libro de George Orwell, que conocemos en su traducción como “Rebelión en la Granja”, y habla de la jerarquía de animales. Los cerdos estaban en la punta de la cadena alimentaria (hablando desde una perspectiva de la inteligencia) y empezaron a matar a la oposición. Se suponía que nunca podrían actuar como humanos, pero así fue. Purita realidad, vaya. Además, la inspiración para los colores (rojos y negros, sacados de una macabra idea de matanza) surgieron de la edición del libro ilustrada por Ralph Steadman. Vaya, un cuadrete de comedor. Pero hecho con gusto, no se piensen. Macabro pero elegante. La envidia de Marilyn Manson.

Y llegamos a la colección de primavera / verano 2010, “Naked Lunch“, presentada también en el espacio MAN de la London Fashion Week, e inspirada en el libro del mismo título de William S. Burroughs. Las caras de los modelos estaban cubiertas por cascos, máscaras y cadenas, transmitiendo una terrible sensación de opresión. La colección entera se basó en el trabajo del cuerpo humano en su estado más puro: venas, huesos y músculos. Cajas torácicas repletas de perlas como complemento a las chaquetas, estampados de huesos y venas decorados con cristales de Swarovski y mucho, mucho color metalizado y muchos dorados. Esta fue una colección de la que, tal vez, el elemento más recordado por mucha gente que ni siquiera sepa de la existencia de esta diseñadora, sean los leggings con el estampado de una reproducción del sistema circulatorio y óseo del ser humano. Increíble. Macabro y maravilloso. Sin falta de detalle. Además, esta sensación de película en la que te metía se iba viendo mitigada por piezas más llevables, básicos con detalles que hacían que dejaran de serlo, y no tan básicos, pero sin la necesidad de colgarse un húmero dorado con tachuelas incrustadas del cuello. Que tampoco estaría mal. Si lo reducen de tamaño, claro.

STYLE ICON WHY?

Por lo transgresora que es. Pero sólo para divertirse. No es una wannabe que abusa del topionic y del uso de huesos y calaveras porque son guays. Ella misma define su trabajo como un “caos refinado”; y eso la sitúa donde la sitúa. Es un detalle, por ejemplo, el uso que hace de los cristales Swarovski y de las perlas en piezas y complementos, así como el uso de tejidos y colores metalizados y brillantes. Y todo eso sin convertirlo en extremismo fashion, de mírame pero no te me pongas. Y el punto a remarcar es que estamos hablando de Menswear. Hecho por una mujer. Para hombre. Por una mujer. Y siento ser pesada pero: ¡para hombre! Hecho cada vez más poco usual, y que le concede una ventaja (justificada, pero ventaja al fin y al cabo).

Style Icon porque además introduce el uso de la literatura como inspiración y como bandera de las colecciones, y eso demuestra que sabe leer, y que lee, y que además le gusta compartirlo. Hoy en día, no es algo que encuentres en todas partes precisamente. Que haya una base cultural más allá de los productos de la MTV es algo importante e interesante en el mundo actual. Es un approach de la cultura y del diseño bastante old school, y bastante, por desgracia, olvidado. Tiene una base noventera que a mi me pierde y creo que es por eso que figuras como Róisín Murphy, Courtney Love, Lady GaGa o Kate Moss se han interesado.

PREDICTOR

Katie Eary es muy jóvena en su andadura, pero en dos años ha dado con palos en la cara a muchos escépticos de oficio criticones. Y ha sido tomada tan en serio que desde el primer momento, a pesar de hacer Menswear, tiene una cola de seguidoras alpha. Tanto es así, que se ha visto empujada a diseñar una colección para mujer. Pero no de cualquier manera. Por petición popular y a través de Catwalk Genius, una organización en la que los que quieren donar, lo hacen para los diseñadores que quieran (siempre son figuras emergentes). Es como un sistema de bolsa en el que inviertes en un nombre, con las ventajas y los shares correspondientes. Por 15€ la participación, creo que me voy a sentir como Trump.

Así que este verano podremos disfrutar de la primera colección womenswear que muchos esperamos con ansia. Ella asegura que lo suyo seguirá siendo el menswear, pero quién sabe si se pone a trabajar en líneas paralelas, algo que aparte de Martin Lamothe, pocos diseñadores actuales han intentado. ¡Sorpresa!

[Aitana V.]

No Hay Más Artículos

Send this to a friend