No se recuerda en la historia de la música reciente un comeback tan prometedor como el de The Rapture gracias al single “How Deep Is Your Love“. Después de cinco años de silencio y muchos dimes y diretes interinos, los de Luke Jenner no solo prometían volver por todo lo alto de la mano de DFA Records -el sello que los vio crecer y que abandonaron para dejarse arrullar por una multinacional para su segundo álbum, “Pieces Of The People We Loved” (Universal, 2006)-, sino que confirmaban que este regreso sería de traca con una canción de lo más excitante. Con ecos de aquél disco punk que los alzara como reinones de su propia escena pero con piano y saxo distorsionado, “How Deep Is Your Love” pasa por ser el single perfecto pese a sus seis minutos de duración que, oh la la!, se hacen cortos. El movimiento era el de poner toda la carne en el asador con una canción cien por cien hit, de levantar las manos y esperar el manguerazo en tu cuerpo sudoroso a las tantas de la madrugada. Es liberador, refrescante, tan vintage y tan nuevo… Tan The Rapture, en definitiva.

Con estas y por extensión, “In The Grace Of Your Love” (DFA / Music as Usual, 2011) pasaba por ser el regreso más esperado de la escena de baile alternativa. La panacea y el antídoto cool contra el virus Guetta con el valor añadido que da estar al amparo de la escudería de James Murphy y contar con la producción de Philippe Zdar (que también ha producido recientemente a Phoenix y a Cut/Copy). Lo que se esperaba y deseaba y anhelaba era que hubieran optado por la vía del punk de discurso grandilocuente y digestivo del single de presentación… Pero no. Lo siento, pero no. “In The Grace Of Your Love” es otra cosa. Ante todo, es un disco marcado por las heridas internas: la marcha de Matt Safer -co-frontman junto con Luke Jenner– y los altibajos emocionales de este último que lo llevaron a abandonar la banda primero, para volver después en medio del proceso de creación del álbum. El ánimo de Jenner marca el compás de las canciones del disco, y este está dominado por el reciente suicidio de su madre (“Miss You“, por ejemplo, está dedicada a ella). Y aunque en entrevistas jure y perjure que desde su muerte ha escuchado música positiva, “In The Grace Of Your Love” suena a ratos amodorrado y demasiado anhelante. Poco tiene del espíritu erótico festivo de los comienzos de la banda y los destellos de “How Deep is Your Love” en el resto del tracklist son poco menos que marginales.

A caballo entre giras, separaciones y traumas, “In The Grace of Your Love” es un disco heterogéneo y difuso, que pica un poco de aquí y de allí (punk, música disco, house blandito, jazz, latin, rock moderniqui…) y que nunca acaba de centrarse, rematado para más inri por un tracklist demencial que conforma una primera mitad de notable bajo y una segunda que, a partir de la canción que da nombre al disco, cae en picado con el hecho más sangrante: situar la mejor canción del disco con diferencia en el penúltimo track, seguida de una pseudo balada glam rock, “It Takes Time To Be A Man“, que chapa el chiringuito de forma más que decepcionante.

El problema de “In The Grace of Your Love” es que, en general, suena muy… humm… eerr… 2010. Y hoy en día, y según el tendenciómetro FPM, sonar muy 2010 es mucho peor que sonar muy 2008. Y lo que es peor, The Rapture suenan tan 2010 como MGMT, con la diferencia de queestos sorprendían con un segundo disco en las antípodas de su estreno y maravillaban con algo inesperado y anacrónico. Que no es lo que se espera de una banda como The Rapture. Anacrónico, no. No si eres una banda que ha fundamentado su discurso viviendo en un flashforward constante y que ha conseguido réditos gracias a ello. “In The Grace Of Your Love” suena a lo que les apetecía hacer en el momento pero no a lo que se esperaba de ellos, no solo a nivel emocional y de contenido sino cualitativo. Mucho menos en el momento tan disperso a la vez que estimulante que estamos viviendo, en el que los géneros mutan en cosas de días y los grupos afianzados se esfuerzan más que nunca por el elevar el listón, afianzarse o experimentar, que es lo que les toca.

En las nuevas canciones de The Rapture hay intenciones que son palpables. “Sail Away” abre de una forma epopéyica y prometedora, en la que la voz del cantante se pierde en un horizonte bañado por un sol de media tarde para llegar a un clímax perfecto para ir abriendo boca. En “Come Back to Me” juegan con sintes de acordeón que parece que en cualquier momento se vayan a arrancar a tocar “La Lambada” pero se quedan en un mid-tempo agradable, jugosito, muy resultón y que a nivel social te servirá para justificar que también escuchas “On the Floor” en la intimidad. El tramo central va de lo anodino a lo soporífero: “Never Die Again“, “Roller Coaster” y “Children” son tres canciones que prometen mucho pero se quedan en poco: en meros juguetes de pop bastante plano, repetitivas y faltas de intensidad.

Quizá sea esa la gran falta de este disco: esa intensidad que provoca “How Deep Is Your Love” que nunca llega a contagiar al resto de canciones. Esa intensidad que tenían las canciones que los hicieron una banda de pista remarcable, “House Of Jelaous Lovers”, “Whoo! Alright Yeah Uh-Huh!”, que parece que con los cinco años de parón se ha diluido.

The Rapture – In The Grace Of Your Love / White Out Live! from DFA Records on Vimeo.

No Hay Más Artículos

Send this to a friend