Donald Trump decidió que la ciencia miente y que él puede mirar directamente el eclipse, sin gafas… E Internet, claro, no puede parar de chotearse de él.

 

Hace unos días, Jimmy Kimmel nos convencía a todos de que la mejor salida al presente político yanki es, sin lugar a dudas, nombrar rey a Donald Trump: él se quedará tranquilo, podremos meterle en un castillo y olvidarnos de él. Algo como lo que ocurre con la Reina de Inglaterra… Pues eso. De esta forma, dejaría de incordiar al mundo con sus decisiones desastrosas una detrás de otra y se limitaría a congraciarnos con momentazos como el que nos acaba de regalar al convocar a la Familia Presidencial al completo para contemplar el eclipse de sol que acaba de atravesar EEUU.

La cuestión es que, como siempre que se produce un fenómeno de estas características, las recomendaciones de seguridad son mucho más que claras: hagas lo que hagas, ponte gafas. De sol, para ser más concretos. Y si pueden ser específicas para eclipses, mejor. Porque ya se sabe que parece que no pasa nada si miras directamente, pero al final acabas más ciega que Clarita en los Andes.

Así las cosas, la cuestión está clara: ¿qué hizo Donald Trump? Pues, básicamente, lo que se esperaba de él: dejarse llevar por un arrebato machito y mirar directamente el eclipse. O a lo mejor era una forma de decirnos que la ciencia es una mierda y se equivoca en todo y que no hay que fiarse. Ya sabes: fake news.

Trump

Lo jodido es que esta actitud machirula suya ha eclipsado (juas) lo que verdaderamente debería haber sido la noticia aquí: el rollito Sarah Connor venida del futuro que luce Melania Trump con sus gafas de sol. Ella sí. Por el contrario, sin embargo, todo el mundo se ha centrado en que Donald Trump ha vuelto a liarla con una de sus chiquilladas absurdas… Una chiquillada que, como viene siendo habitual, ha traído cola y ha revolucionado las redes sociales con choteos tan gloriosos como los que siguen.

 

(En la portada del Daily News: “¡Nada brillante! Trump ignora las noticias falsas y mira directamente el eclipse” / “Un ayudante de la Casa Blanca grita “¡No miréis!” justo en el momento en el que el Presidente mira”)

(“Donald Trump intentando convencerse de que puede mirar directamente al eclipse sin gafas”)

(“Debo marcharme, mi planeta me necesita”)

(“Ella le cegó con ciencia”)

(“AYUDANTE: Necesitas gafas para mirar el eclipse.
TRUMP: ¿Obama se las puso?
AYUDANTE: Sí. Es una cuestión de seguridad.
TRUMP: Entonces está decidido. Nada de gafas.”)

(“”El Presidente Donald Trump mira directamente al eclipse solar de hoy” es objetivamente la oración más estúpida de todos los tiempos”)

(“Este es exactamente el tipo de cambio que se le prometió a América”)

(“Donald Trump no tiene tiempo para vuestras reglas, leyes de la naturaleza”)

(“Vídeo en directo de Donald Trump después del eclipse”)

 

¿Conclusión? Pues, mirad, es que nosotros lo vemos claro: esto podría pasar perfectamente en España en el momento en el que Bertín Osborne por fin se presente a candidato presidencial por el PP y, evidentemente, gane las elecciones con mayoría absoluta. (Y mande el país a la mierda definitivamente.)

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend