Ultraviolencia” (editado por Blackie Books) no es un libro convencional: es un Ultrashow de Miguel Noguera puesto sobre el papel. Ahora sí, es posible que no tengáis ni la más remota idea de qué es un Ultrashow, así que me extenderé un poco más explicando de qué va el asunto… “Ultraviolencia” se trata de un libro que contiene un montonazo de ideas. Estas ideas varían muchísimo en extensión y forma, nunca superando las tres páginas. Son elucubraciones de una mente enferma. Situaciones, objetos, fenómenos y personajes que vienen desde el absurdo y que, sin embargo, a veces despiertan una extraña empatía. La calidad es irregular, como el mismo Noguera advierte antes de que la fiesta empiece; pero vale la pena con creces. Algunas ideas causan auténtico descojone del bueno, de ese que hace que te rías sin miedo a lo que piense el resto del mundo (en el supuesto de que lo leas en un espacio público, como el Metro). Cuando das con una de las ideas bien buenas, no puedes contener soltar un ‘menudo hijo de puta‘ dirigido al autor en el mejor de los sentidos, como pensando que el tipo tiene que estar fatal de la cabeza para que se le ocurran tantas de estas ideas que bailan entre lo enfermizo y lo puramente genial.

El libro, sin embargo, presenta dos pegas. La primera es el precio: cuesta veinte euros aunque la edición y el volumen lo justifican (aunque, personalmente, a mí las tapas duras en los libros jamás me han gustado). La otra pega es que quizás no todo el mundo comparta el humor del libro. No es difícil imaginar “Ultraviolencia” como uno de esos libros de ilusiones 3D a los que tienes que acercarte y alejarte, poniéndote un poco bizco, para conseguir ver un delfín en tres dimensiones (de hecho, una de las ideas del manuscrito habla de este tipo de libros). A primera vista, uno quizá sólo pueda ver cosas enfermizas, de mal gusto, absurdas, idiotas y quizás algo macabras… Pero, si sabemos poner el cerebro un poco bizco, no haremos más que topar con perlitas divertidísimas que producen risas a cascoporro.

Ahora sí, hablemos del evento que la editorial Blackie Books organizó con motivo de la publicación del libro. Se trató de un Ultrashow. En los Ultrashows, Noguera se pone delante del público y comienza a contarte algunas de sus ideas, como imaginas que lo hará en cuanto se le vienen a la cabeza, en un bar o algún lugar parecido. Si ya de por sí el contenido es hilarante, Noguera le añade un plus impresionante: posee una especie de arte innato para explicar sus ideas, como si la naturaleza hubiese elegido el receptáculo ideal en el que introducir unos pensamientos tan desvariados. El evento fue muy interesante y, además, ¡gratis! Desgraciadamente, hubo fallos de logística en cuanto al tamaño del local y la afluencia. Por otra parte, observar a los chicos de la editorial era como observar a unos padres que han organizado una fiestita en su patio trasero para su hijo de siete años y ven, sin palabras, cómo al abrir la puerta de su hogar entra una horda de esos típicos jóvenes americanos medio alcoholizados que traen barriles de cerveza consigo. Desafortunadamente, hubo gente que no pudo entrar. En contrapartida, en Blackie Books se enrollan que da gusto y dicen que organizarán otro Ultrashow… Desde aquí, os invito a que investiguéis y probéis suerte, a ver si se os pone el cerebro bizco a vosotros también y disfrutáis de una velada de mandíbula desencajada a carcajada limpia (como fue mi caso, tal y como certifican las fotos que os dejo a continuación).

[J. Quijano]


No Hay Más Artículos