computadora

Electro-pop, ecos de Golpes Bajos, analogía ochentera y retrofuturismo utópico… Estas son las coordenadas de nuestro nuevo WhatsHype!?: Computadora.

 

¿DE DÓNDE SALEN? De Toledo, aunque su base de operaciones está instalada en Madrid. Pero olvidémonos de sus coordenadas espaciales y, sobre todo, temporales: si alguien nos dijera que Computadora no pertenecen al presente, sino a un tiempo indefinido, vanguardista a la par que retro y similar pero diferente a lo que la ciencia ficción -literaria, cinematográfica y televisiva- normalmente ha descrito, nos los creeríamos sin rechistar. Porque el actual cuarteto formado por Albert Florent (voz, guitarra y programaciones), Alberto Monti (bajo), Fer Gómez (batería) y Edu Alonso (sintetizadores) ha configurado un imaginario lírico-musical vinculado con un concepto que rompe límites dimensionales y cronológicos y que otorga un halo sugerente a unas canciones que hablan, según afirman ellos mismos, “de mundos imaginarios, de ciudades, frío y espacios abiertos. De amor, de fuego y del oscuro desamor. De nieve y de bosques. De pesadillas y de sueños ideales”. Sólo hay que repasar los elocuentes títulos de sus trabajos para refrendarlo: los EPs “Conversaciones con el Futuro” (Grabaciones Azul Alcachofa, 2011) y “Megalópolis” (Nueva Monarquía, 2012); y su primer álbum, el recién sacado de la cápsula del tiempo “Naturaleza Utópica” (Nueva Monarquía, 2014). De estas tres referencias se destila, además, la estética y la identidad de Computadora (su nombre también huele a retrofuturismo): electro-pop, synth-wave y post-punk de marcado acento ochentero derivado de influencias -reconocidas por la banda- como Interpol, Golpes Bajos, Glutamato Ye-Yé o Extraperlo.

NOS TIENEN TÓ LOCOS PORQUE… Nos pirra todo lo relacionado con las fantasías tanto utópicas como distópicas que nos transportan a universos paralelos o paisajes terrenales en los que suceden historias ilusorias que, a veces, llegan a ser muy reales. Y Computadora poseen el material perfecto para poner banda sonora a esas recreaciones mentales: una vez destapado “Naturaleza Utópica”, el cerebro se deja llevar por la cavernosa y magnética voz de Albert, los ágiles ritmos que dan vigor al tracklist (a través piezas como el single “La Muerte”, “Luces y Brillos” o la recuperada y remozada “Pesadilla en 1986”), los sintetizadores que remiten a la época analógica que tenía visos de ser el culmen de la tecnología musical y los versos que conforman microrrelatos alucinados y alucinantes con los que uno se siente igual que aquel replicante que había visto atacar naves en llamas más allá de Orión y rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser.

PREDICCIÓN DE FUTURO. ¿Futuro? ¿Qué futuro? Es probable que Computadora vivan en él y hayan viajado atrás en el tiempo hacia nuestro presente; o, al revés, que vivan en un brillante pasado y hubieran decidido saltar adelante a nuestra realidad contemporánea. Más allá de divagaciones propias del Doctor Who, su disco “Naturaleza Utópica” ha llamado automáticamente la atención dentro y fuera de nuestro país, lo que seguro permitirá que se expanda tanto su marca como, todavía más, el pop sintético patrio, a la manera que lograron en su día El Guincho y Delorean y, recientemente, Svper. Tantos unos como otros han partido de puntos diferentes, pero sus destinos finales son similares.

DOS Y DOS SUMAN CINCO. Electro-pop + Golpes Bajos + analogía ochentera + retrofuturismo utópico = Computadora

MÁS EN SU… su Facebook y su Bandcamp.

MIRA… “La Muerte”

No Hay Más Artículos

Send this to a friend