¿DE DÓNDE SALE? Supuestamente, de Canadá. Pero ahora mismo vive en Berlín. Aunque también es cierto que su nombre se asocia al dúo Synthdromes de Sheffield y que sus sesiones como dj son particularmente conocidas en Maidstone. Así que, ¿quién sabe? A lo mejor estamos hablando de Dan Bodans diferentes. O será que hemos dado con el primer artista capaz de moverse a la velocidad y estar en diferentes lugares a la vez (no, lo de Pimpinela se demostró que no eran los mismos que actuaban en dos pueblos al mismo tiempo). Sea como sea, y aunque se dice por ahí que el niño ya había intentado despuntar con el rollito performance por aquí y con el rollito darks por allá, lo cierto es que es ahora cuando va a dar la campanada. El culpable es ese single titulado “Aaron” en el que la canción titular va a proporcionarle una inoncebible fama entre los aficionados a Soft Cell, Anthony & The Johnsons, Twin Shadow o Blood Orange. Todo junto y al mínimo de revoluciones, porque lo de Bodan son torch songs a cámara lenta que parecen querer reformar el concepto de crooning.

NOS TIENE TÓ LOCOS PORQUE… Nos da algo de asquito. Es decir: no conozco a nadie que haya visto el video de “Aaron” y no haya exclamado “es un temazo… pero él da bastante asco”. Con lo de “asco” supongo que solemos englobar que parece adolecer de cierto déficit de higiene y que, sobre todo, ya estamos un poco cansados del rollito gay que va de hetero pandillero (¿les podemos llamar pandi-gay-ros a partir de ahora? Por favor). Pero, claro, ya se sabe lo que se dice por ahí: I love to hate you. Y es que este tipo de personalidades son las que resultan más magnéticas si se les acompañan de temarrales como el mencionado, una especie de carta de amor sentidísimo ante la que es inevitable pensar en un Anthony menos trans o en un Twin Shadow que, tal y como todos pensábamos, resulta que sí que fuera gay y, a la vez, delicado.

PREDICCIÓN DE FUTURO. Dan ya ha sido apadrinado por Alexis Taylor de Hot Chip, así que el futuro está más que claro: de aquí a un debut laureado hay dos pasos. A partir de ahí, es evidente que Bodan ya no necesitará padrinos y que su déficit de higiene aumentará de forma inversamente proporcional al descenso hacia las partes más oscuras de su alma (aunque la verdad es que parece que es demasiado jovencito como para tener tal cosa). ¿Hemos topado con un Daughn Gibson más luminoso y menos laberíntico? La idea me pone bastante palote.

DOS Y DOS SUMAN CINCO. Anthony Hegarthy + un 73,42 % de recortes en arreglos orquestales + Twin Shadow + rollo pandi-gay-ro = Dan Bodan

MÁS EN SU… Soundcloud.

MIRA.Aaron

No Hay Más Artículos

Send this to a friend