ex-cops

¿DE DÓNDE SALEN? Del margen más indie-pop de ese barrio transformado en centro de fabricación en serie de corrientes musicales y movimientos artísticos de diverso pelaje llamado Brooklyn, lugar en el que sus dos caras más visibles, Brian Harding (voz y guitarra) y Amalie Bruun (voz y coros), desarrollaron sus carreras por separado (él en Hymns; ella en Minks y en solitario) antes de unirse bajo la marca Ex Cops. Una aventura en la que se enrolaron posteriormente Kai Kennedy (guitarra), Leif Young Huckman (bajo) y Sam Bair (batería) para dar forma a uno de los grupos que más esperanzas y pasiones ha despertado en la escena neoyorquina en los últimos tiempos gracias a dos canciones: su primer single, “You Are A Lion, I’m A Lamb”, delicioso bombón que aglutina en poco más de dos minutos lo mejor del jangle-pop ensoñador nacido en los 80 y madurado en los 90; y “James”, que añade a las características del corte anterior la melancolía de clásicos como Trembling Blue Stars y la frescura de bandas más recientes como The Pains Of Being Pure At Heart. Ambos temas, junto a “Ken” (otra pequeña masterpiece en la que las voces, las guitarras y las melodías componen un conjunto perfecto y armonioso), funcionaron como aperitivo de su LP de debut, “True Hallucinations” (Other Music, 2013), producido por el reputado John Siket (Yo La Tengo, Sonic Youth) y publicado hace escasos días.

NOS TIENEN TÓ LOCOS PORQUE… Recuperan y prolongan (tirando de fuzz guitarrero, una pizca de ruido velvetiano y diferentes juegos vocales reverberados) aquella ola pop surgida en Nueva York en la temporada 2008-2009, con los mencionados Pains como principales guías espirituales y alimentada después por compañeros de generación como The Drums o Big Troubles, en la que se rejuvenecían y se adaptaban a los nuevos tiempos las influencias de la etiqueta C-86, el shoegaze y dream-pop primigenio. Inmersos en esa particular tarea, Ex Cops consiguen facturar estribillos pegajosos y crear paisajes sonoros memorables, elementos que no han sido capaces de concretar en sus últimas obras otros grupos contemporáneos y cercanos en estilo a los que se les presuponía un mayor acierto: por ejemplo, los actuales The Joy Formidable (revísese el balance final de su disco Wolf’s Law-Atlantic, 2013-) o The Raveonettes (con los que comparten varias similitudes).

PREDICCIÓN DE FUTURO. Su disco “True Hallucinations” aún está recién sacado del horno, pero no resulta descabellado pensar que no tardará nada en invadir los oídos, el cerebro y el corazón de todo fan del pop inmaculado que se precie para quedarse en su interior grabado a fuego. Porque el álbum, con un repertorio perfectamente diseñado y en el que no falta ni sobra nada, tiene todas las trazas de convertirse en la banda sonora ideal para cualquier situación ya sea primavera, verano, otoño o, de nuevo, invierno. Ya se sabe: cada momento tiene su canción, y en “True Hallucinations” hay donde elegir según convenga.

DOS Y DOS SUMAN CINCO. The Pains Of Being Pure At Heart + tensión chico-chica + The Raveonettes + indie-pop bigger than life = Ex Cops

MÁS EN SU… web y Facebook

MIRA… “Ken”

No Hay Más Artículos

Send this to a friend