¿DE DÓNDE SALEN? De los tugurios más lúgubres y polvorientos de Brooklyn, en los que el rock crudo, el garage y el punk son el alimento principal de sus pobladores nocturnos. Están formados por cuatro músicos, pero sus dos líderes y caras más visibles, la vocalista Isabel Almeida y el guitarrista Derek Watson (acompañados de John Mikulak III y Gregg Giuffré) son lo que parten la pana del grupo. Literalmente, porque la pareja se ha ganado a pulso durante los últimos meses gran fama de alborotadora y agitadora del panorama undergound neoyorquino. Eso sí, dentro de su actitud y apariencia zarrapastrosa se advierte cierto orden glamurosamente calculado que recuerda más de la cuenta al de otro dúo en permanente tensión (eléctrica y sexual): Alison Mosshart y Jamie Hince, de The Kills. Y, si se quitase la capa de grasa de sus pildorazos rockeros, obtendríamos un brebaje destilado similar al de otros ilustres vecinos de la Gran Manzana: Yeah Yeah Yeahs. De hecho, Nick Zinner mezcló (junto a James Iha, de Smashing Pumpkins, que ejerció de productor) su única referencia hasta la fecha, el EP “Hands On Fire” (Aagoo Records, 2011), prolongado por una nueva canción que acaba de salir del horno, “Street Trash”, que no abandona la suciedad sonora de sus predecesoras.

NOS TIENEN TÓ LOCOS PORQUE… Hunters conservan la actitud DIY y autónoma que toda banda de punk-rock nunca debería perder, a pesar de que sus modos escénicos se vean como un poco impostados y exagerados y su estética se tome como un refrito actualizado del arte de serie B moldeado por The Cramps hace más de treinta años. Pero se agradece que de entre toda la artificiosa vorágine indie florecida en los barrios de Brooklyn más molones aparezca alguien que ponga las cosas en su sitio y dé una patada en los huevos a la fauna moderna surgida en su zona de origen. Si nos centramos en su música, encontraremos en ella grandes cantidades de ruido, distorsión, golpes espartanos de batería, algún bramido y melodías, muchas melodías, que se aproximan al pop en el sentido de que se pegan al cerebro cual tira de cera en el bigotillo de un hipster. Al igual que lograban los Ramones, sin ir más lejos…

PREDICCIÓN DE FUTURO. Dada la altísima velocidad a la que se mueven lo asuntos musicales hoy en día, es posible que, mientras estén leyendo estas líneas, Hunters ya hayan desaparecido del mapa. Aunque, al menos, concedámosle una oportunidad a los neoyorquinos para que salgan de su caverna y pensemos que acabarán publicando un álbum con el que pringarán de aceite hasta al más duro del lugar. El género garagero está viviendo una nueva juventud gracias a la expansión de grupos como Thee Oh Sees, transformados en estandartes contemporáneos de la autenticidad punk clásica. Hunters pueden ser los siguientes.

DOS Y DOS SUMAN CINCO. Punk-rock neoyorquino algo trendy + The Kills + The Cramps + garage cuidadosamente enmugrecido = Hunters

MÁS EN SU… web, Bandcamp y Facebook.

ESCUCHA… “Street Trash”.

No Hay Más Artículos

Send this to a friend