¿DE DÓNDE SALE? Del útero de su madre. Literalmente. Y es que, en ese afán que tienen todos los artistas por explicar historias que parezcan determinar su destino como estrellas, Kwes ha entregado la que es la anécdota más freak de la temporada… Dice que su madre, mientras estaba embarazada, escuchaba música continuamente en un radio-despertador. Unos meses después de su nacimiento, la madre pilló a Kwes in fraganti intentando jalarse el susodicho radio-despertador. La historia chana, eso no lo niega nadie. Pero su significado es un poco ambiguo: ¿quiere decirnos Kwes que desde pequeñajo estaba obsesionado con alimentarse a base de música? ¿O más bien que su unión con el medio es algo totalmente natural y orgánico, algo que forma parte intrínseca de él? Lo cierto es que es difícil hacerse una idea. Pero no es nada difícil alegrarse por el hecho de que, en su eterna sabiduría, el sello Warp haya decidido pasar por alto esta historia creepy de infancia y fichar a Kwes de forma urgente. Y ya se sabe que donde Warp pone el ojo cibernético, pone la bala de impulso electrónico.

NOS TIENE TÓ LOCOS PORQUE… Es inevitable quedarse algo loco con un tipo al que no le cuesta demasiado admitir que, durante la escasa temporada que pasó en la universidad estudiando filosofía, se obsesionó por completo con la teoría del amor de Arthur Schopenhauer. Como la anécdota de la madre y el radio-despertador, no sabemos si es algo aplicable a su música o no. La cuestión es que a Kwes ya hace tiempo que se le puede seguir la pista gracias a sus colaboraciones con lumbreras de la calaña de Speech Debelle, Micachu o Romy Madley-Croft de The xx. Eso sin contar los remixes que ha realizado para peña como Hot Chip o Damon Albarn. Todo lo dicho quedará en aguas de borrajas cuando el chico lance un obús de material propio en largo y nos quedemos tó locos de verdad.

PREDICCIÓN DE FUTURO. En breve podremos catar su EP “Meanwhile“, en el que se incluye un temazo de la altura de “bashful.“. Es precisamente este hit donde Kwes parece ordenar por fin los astros de su sonido para conjurar un hechizo de electrónica con alma y corazón. Algo a medio camino entre el soulstep de James Blake y Jamie Woon y el electro-soul hip-popero de Drake, Kid Cudi y compañía. Si sigue explorando este camino, la predicción de futuro sería capaz de romper todas las bolas de cristal de Tarot TV.

DOS Y DOS SUMAN CINCO. Jamie Woon + electrónica experimental de la escudería Warp + Drake + un par de neuronas más que le hacen saber que “bitch” no es lo mejor que le puedes decir a tu enamorada = Kwes

MÁS EN SU… Facebook.

ESCUCHA.bashful.

No Hay Más Artículos

Send this to a friend