somadamantina

Ojito con el cuchi-cuchi de Sŏmadamantina, una mezcla de rollo ganstah, estética MySpace, dark trap y una pesadilla de M.I.A… Es nuestra nueva WhatsHype!?

 

¿DE DÓNDE SALE? Su Soundcloud clama que viene de “Beverly Hills, Spain“, pero si Sŏmadamantina sale de algún lugar es de nada más y nada menos que de Internet. Tiene cierta gracia, pues os podemos asegurar sería más fácil encontrar a la hija de Romina y Al Bano que dar con algo de información fiable en Google sobre esta joven (de hecho, en mi intento de encontrar algo que fuera más allá de que es española he acabo no-sé-cómo en una especie de club de fans de la artista en ruso), pero la chica pertenece a toda esta ola de artistas cuyo espacio de difusión es casi exclusivamente las redes sociales.

Es más, la música de Sŏmadamantina (así como la de PXXR GVNG o Cecilio.G, por citar algunos nombres de la nueva escena del hip-hop nacional) no sólo se gesta y se difunde en Internet, sino que bebe directamente del imaginario de páginas como Tumblr, MySpace y hasta incluye en su música sus formas de expresión más típicas: sirvan como ejemplos las frases cortas y tajantes de Sŏmadamantina al más puro estilo 140 carácteres de Twitter, el usar gifs y collages en sus videoclips y emoticonos en sus títulos.

NOS TIENE TÓ LOCOS PORQUE… lo tiene todo. Desde una estética cuidada hasta el último detalle (hagamos todos una reverencia a los dos artistas visuales que están detrás de Sŏmadamantina, en serio) a unos beats que en un tema te pueden sonar puramente reggeatoneros y en otro se rehacen al trap más petróleo sin ningún reparo. Sus letras son tan básicas (véase por ejemplo “Piza“, cuya única estructura lírica es la repetición constante de “doy más vueltas que el del Telepizza / pizza-pizza / pizza-pizza“… y nótese la genialidad de hablar de dar vueltas incesantemente y construir una letra que sea  nada más que un bucle) y, al mismo tiempo, tan absolutamente geniales (tiene tantas perlas que es difícil escoger solamente una para ilustrar las proezas que se gasta, pero me quedo con “Estoy chachi, te quiero muchi, me suda el chichi, cuchi-cuchi” por ser la frase con las que me enamoré irremediablemente de ella) que no queda otra opción que rendirle culto. Una lírica de lo más cotidiana, unos sampleos de corte místico y unos ritmos a los que es imposible resistirse son más que suficientes para que Sŏmadamantina consiga salir de cualquier cliché imaginable en el universo hip-hopero.

PREDICCIÓN DE FUTURO. Si bien lleva colgando cosas en su canal de Youtube y en su perfil de Soundcloud aproximadamente desde 2011 (con ese primer y brutal tema “Te quede cloro“, expresión que pienso incluir en mi vocabulario del día a día desde ya, por cierto), sin embargo parece ser que es ahora el momento en el que todas las miradas se empezarán a fijarán en sus videoclips glitcheados y todos los culos a perrear a ritmo de “Azúcar Glass” o cualquier otro de sus temazos. El fin de semana pasado estuvo actuando en el Club Marabú de Barcelona (¿dónde si no?) y nunca nos perdonaremos habérnosla perdido, así que esperamos que más salas se atrevan a indagar en el verdadero underground musical y le den un huequecito en la pista.

DOS Y DOS SUMAN CINCO. Rollo ganstah + estética MySpace + dark trap + una pesadilla de M.I.A. = Sŏmadamantina

MÁS EN… su Tumblr , su YouTubesu Soundcloud y su Twitter.

MIRA. Hamburguesa de 1€

No Hay Más Artículos